Social Icons

twitterfacebookgoogle plusrss feedemail

"La democracia no está preparada para la era digital y está siendo destruida"

Cuando Martin Hilbert calcula el volumen de información que hay en el mundo, asombra. Cuando explica cuánto cambió la idea de privacidad, sacude. Y cuando reflexiona sobre el impacto de todo esto en la democracia, preocupa. "Esta cosa se ve muy mal", advierte Hilbert, un alemán de 39 años, doctor en comunicación, economía y ciencias sociales, que ha investigado cuánta información hay en el mundo actual.




Según este asesor tecnológico de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y profesor de la Universidad de California, el flujo de datos que corre entre ciudadanos y gobernantes nos puede llevar a una "dictadura de la información", algo imaginado por George Orwell en su novela "1984".




Vivimos en un mundo donde los políticos pueden usar la tecnología para cambiar cerebros, los operadores de telefonía móvil predecir a dónde iremos y los algoritmos en redes sociales descifrar nuestra personalidad mejor que nuestra pareja o nosotros mismos, asegura.




Hilbert concedió una entrevista a BBC Mundo a propósito de la eliminación de protecciones a la privacidad online en EE.UU., una decisión del Congreso aprobada esta semana por el presidente Donald Trump, que permitirá a empresas proveedoras de internet vender con más facilidad información de sus clientes.




Lo que sigue es una síntesis del diálogo en fluido español, ya que Hilbert vivió más de una década en Chile trabajando para la Comisión Económica para América Latina (Cepal).




¿Qué opina sobre la decisión del Congreso de EE.UU. de derogar reglas de privacidad en Internet?
Los proveedores de internet han buscado desde hace tiempo permiso para recopilar datos privados de sus clientes, incluido su historial de navegación en la web, y compartirlos con terceros, como anunciantes o empresas de marketing.




Un proveedor de internet puede ver las solicitudes que realizás en la web, por ejemplo si mirás Netflix o Hulu. Esa información es valiosa, porque podrían orientar sus avisos hacia hogares que utilizan sus servicios.




Mientras esto parece ser un acto muy grave, liberado por el nuevo gobierno de EE.UU., hay que reconocer que durante los últimos 30 años los reguladores de telecomunicaciones en EE.UU. se han alejado de una de sus metas originales: el beneficio de la sociedad. Y se han movido en el sentido de favorecer a las empresas.




Los proveedores de internet decían que las reglas no se habrían aplicado a grandes recolectores de datos como Facebook o Google. ¿Cómo ve ese argumento?




Le encuentro una razón. Pero hay una diferencia: para Facebook, su negocio son los datos que tiene, es una empresa de datos. La pregunta es si a los proveedores de internet hoy en día los interpretamos o no como proveedores de datos.




Muchos proveedores de telecomunicaciones incluso empiezan a vender datos. Por ejemplo, una operadora de telefonía móvil sabe cada segundo dónde estás. Entonces, ¿pueden vender esa información también? Hay que redefinir estos diferentes ámbitos. El regulador tiene que estar bien parado y encontrar un balance en cada país.




¿Esto muestra lo difícil que es hoy proteger la privacidad?
La pregunta correcta es qué privacidad quiere la gente. Y la verdad es que la gente no está tan preocupada. ¿Qué pasó después de todas las revelaciones de Edward Snowden? Nada. Han dicho: "No está bueno que puedan ver mis fotos desnudo". Y al próximo día continuaron. Nadie fue a la calle a protestar.





Tomemos una persona adulta hoy en día que usa un teléfono celular, una computadora. ¿Cuánta información puede haber sobre esa persona?
En el pasado, la colección de información más grande que la gente imaginó como referente era la Biblioteca del Congreso de EE.UU. Y hoy en día la información que existe en el mundo ha llegado a tal nivel que hay el equivalente a toda la colección de la Biblioteca del Congreso por cada 15 personas.




Hay un montón de información disponible y crece muy rápido: se duplica cada dos años y medio. La última vez que hice esa estimación fue en 2014. Ahora debe haber una Biblioteca del Congreso por cada siete personas. Y en cinco años más, habrá una por cada individuo.


Si ponés toda esta información en el formato de libros y hacés una pila de libros, harías 4500 torres de libros que llegan hasta el Sol. Bueno, de nuevo, eso era hace dos años y medio. Ahora son como ocho o nueve mil pilas que llegan hasta el Sol.

Y la información que generás crece básicamente al mismo ritmo: se estima que por cada individuo de EE.UU. hay como 5000 puntos de datos disponibles para el análisis. Son cosas que dejás en Facebook, por ejemplo. El número que dejás de verdad es difícil de estimar, porque es casi un continuo: cada segundo tenés con vos tu celular y dejás una huella digital. Entonces cada segundo estás registrado por múltiples empresas.

fuentehttp://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-39511606?ocid=socialflow_gplus

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu comentario y sumate a nuestra comunidad. Buscanos en Faceboock, Seguinos en Twitter y en TuneIn Radio #AraíRadio. Muchas Gracias

 

@GooglePlay

@Twitter

@TuneIn

 
Blogger Templates