Social Icons

twitterfacebookgoogle plusrss feedemail

Tips para no volver más cansado de una escapada de fin de semana

Un viaje de dos o tres días puede convertirse en una pesadilla si no se logra el objetivo de desconectarse y descansar. Cómo encarar un viaje corto sin morir en el intento.

Llegan los últimos fines de semana largos del año y el cansancio acumulado los vuelve una oportunidad única para escaparse de la rutina antes de la llegada de las ansiadas vacaciones.

Pero, ¿a quién no le pasó volver de una escapadita de dos o tres días más agotado de lo que había partido?
Es que muchas veces lograr desconectarse y descansar en tan poco tiempo se vuelve una misión imposible. Por eso organizarse para encarar los viajes realizados durante los días feriados y alcanzar el descanso necesario en los fines de semana largos a pesar del corto tiempo de desconexión es clave.
La licenciada Gabriela Martínez Castro, directora del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (Ceeta) destacó que "es productivo hacer una escapada, a los fines del descanso, pero cuidando con las expectativas y sabiendo que no va a lograrse el descanso de las vacaciones cuando se trata de pocos días".
He allí el punto en cuestión que explica por qué las minivacaciones que suelen hacerse los días feriados no siempre resultan como se esperaba.
"Los preparativos y las congestiones vehiculares pueden ser graves causantes de estrés en una pequeña escapada. Aunque es verdad que cierto descanso se va a lograr, por el cambio de ambiente, eso refresca la rutina", indicó Martínez Castro.

Respecto a la cantidad de días necesarios para poder concebir un buen descanso, la licenciada consideró que "se necesitan al menos quince días para lograr desconectarse: la primera semana aún se continúa con la inercia de la sensación de obligaciones y preocupaciones, y la segunda, se logra el verdadero descanso. Hay personas ansiosas o con tendencia a preocuparse, que frente a las preparaciones previas, consideran más relajante quedarse en casa, lo cual de cierta forma, es verdadero".
Luego indagó sobre el estrés que puede producir la etapa previa y realizar los preparativos y destacó que "la preocupación de no olvidar nada, y la anticipación mental de algún inconveniente/accidente durante el traslado o viaje nos estresa por anticipado".
Otro contratiempo puede llegar a ser la cantidad de familiares o participantes del viaje: "Cuando la escapada incluye familia numerosa (cinco o más personas), resulta más estresante por la cantidad de cosas a llevar, a no olvidar, y por la sensación de necesitar satisfacer a tantas personas a la vez, en un corto período de tiempo", remarcó Martínez Castro.
Y ofreció una serie de tips para desconectarse y aprovechar los viajes realizados durante estos cortos períodos de tiempo:
-Preparar el equipaje con bastante anticipación, para lograr el descanso desde antes de salir de minivacaciones.
-Ser realista: pueden ocurrir cuestiones que hagan que no todo sea perfecto, como no contar con buen tiempo, no cumplir con todas las actividades deseadas. No anticiparse negativamente a hechos por suceder, como accidentes, peleas, etc.
-Considerar que se dispone de pocos días, con lo cual, el descanso también será limitado.
-No viajar de noche, como prevención de tensión nerviosa y accidentes.
-Ingerir pequeñas dosis de carbohidratos para disminuir la ansiedad de llegar, durante el viaje, que debiera ser parte del descanso.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu comentario y sumate a nuestra comunidad. Buscanos en Faceboock, Seguinos en Twitter y en TuneIn Radio #AraíRadio. Muchas Gracias

 

@GooglePlay

@Twitter

@TuneIn

 
Blogger Templates